-5€ de regalo en tu primer pedido con el código FELICIDAD
-5€ de regalo en tu primer pedido con el código FELICIDAD
Filtros activos:
Borrar los filtros
Clasificar Cerrar

Rascadores para gatos

Como complemento a un árbol para gatos, un pequeño rascador encontrará su sitio en cualquier rincón donde tu gato suela ir. Hay infinidad de rascadores, de muchos materiales y formas muy originales.

Más
Volver
Alto
BONNES AFFAIRES A+F 2024

2024 guía de compras y consejos: Rascadores para gatos

Un gato sobre un rascador de cartón

Un rascador es más que un juguete para gatos, es un accesorio fundamental para su bienestar. Especialmente para un gato de interior, le permite afilar y desgastar sus uñas, en beneficio de muebles y alfombras, desahogarse y jugar. 

Es importante que acostumbres a tu gato a usar su rascador desde que es un joven gatito. A diferencia de los gatos que pasan mucho tiempo en el exterior, y que desgastan sus uñas de forma natural, los gatos de interior necesitan disponer de una superficie adecuada. 

Hay infinidad de rascadores, de todas las formas y tamaños, así como juguetes que incluyen un rascador desisal o cartón.

Rascadores para gatos: ¿son tan necesarios?

Un gato arañando un rascador de pared

Los gatos necesitan arañar y afilarse las uñas, es un comportamiento natural que les permite deshacerse de las capas muertas de sus uñas, comunicarse, marcar su territorio, liberar nervios y desahogarse. Las uñas de un gato, al igual que las nuestras, están compuestas por queratina y crecen de forma natural, por ello es necesiario cortarlas o limarlas.

En la naturaleza, los gatos las desgastan de forma natural, cuando trepan a un árbol, corretean y arañan superficies con texturas que afilan sus garras. Un felino que tiene acceso al exterior no suele necesitar tu intervención para limarlas y cortarlas. 

Por el contrario,los gatos de interior necesitan este desgaste mediante dos sencillos gestos: cortarlas regularmente con un cortaúñas adecuado y facilitarles algún tipo de rascador de sisal o cartón, donde puedan limarlas por sí mismos. 

Los diferentes tipos de rascadores para gatos

  • De cartón : como alternativa al sisal, el cartón corrugado tiene varios paneles unidos por unas celdas prietas que sirven para limar eficazmente las garras de tu felino.
  • De diseño : hay verdaderas obras de arte, los rascadores de diseño embellecen cualquier espacio interior.
  • Alfombras : las alfombras de sisal natural o arpillera son populares entre los gatos a los que les gusta arañar en horizontal.
  • Torres : es una especie de poste rascador y una casita para gatos. Tiene una gran superficie de rascado, y en su interior hay escondites y cuevas que harán las delicias de los mininos.
  • Rascador de pared : o de esquina, ambos son perfectos para ponerlos en una pared o en una esquina de la habitación, donde tu felino suela arañar habitualmente.
  • Poste rascadoruna simple referencia vertical que permite al gato estirarse mientras se rasca.
  • Juguetes con rascador : aquí tienes toda una selección de juguetes con rascador que no sólo entretienen a tu gato, sino que también liman eficazmente sus garras.
  • Masajeador : en este práctico poste de rascado tu gato podrá afilarse las garras mientras se da un masaje relajante.

¿Qué rascador escoger para mi gato?

Un gato subido a un rascador de cartón

Hay infinidad de modelos de rascadores que se colocan en cualquier rincón, se posan en el suelo se fijan en la pared o en las patas de una mesa. Son un accesorio barato, sencillo y eficaz. Con una base cubierta de felpa y una forma vertical, un poste rascador es muy popular entre los gatos, son similares al tronco de un árbol.

Si tu gato tiende a arañar las paredes, puedes escoger un rascador de pared y colocarlo donde están las marcas que ha dejado tu felino.

Si a tu gato le gusta arañar las alfombras, una rascador alfombra puede ser ideal. Pueden ser de arpillera, de sisal o incluso de cartón, con diferentes formas y diseños.

Pero si dispones del espacio suficiente, no hay nada comparable a un fantástico árbol para gatos; es un gran rascador vertical donde tu gato puede disponer de una amplia superficie para rascar, así como varias plataformas, casitas y alguna hamaca o cama para sus largas siestas.

Un rascador de cartón de zoomalia

Tan esencial como un comedero para gatos, un rascador para un gato de interior es un accesorio que le aporta mucho bienestar, y le permite limar las uñas de forma regular. 


Si le compras uno y al principio parece reacio a usarlo, puedes usar un poco de catnip o hierba gatera que le resulta muy atrayente, o colgar en su nuevo rascador algún juguete colgante que se animará a cazar.

Preguntas frecuentes sobre: Rascadores para gatos

¿Qué hacer para que mi gato se acostumbre al rascador?

Para conseguir que tu gato se afile sus uñas en su nuevo rascador y no en tus sillones o sofás, es preciso que se acostumbre a este nuevo accesorio. Este proceso puede durar un tiempo. 

Para animarle, puedes colgar algún juguete que le guste y le sirva de cebo, y si se resiste, emplear unos ricos premios en el rascador, poner sobre las plataformas unos snacks que le gusten mucho.

Otra solución puede ser rociar el rascador con un spray de feromonas, catnip o hierba gatera que atraen a tu gato. 

Al principio puedes jugar con tu gato en el rascador, y darle algún premio cada vez que se acerque o le veas que lo usa. Aunque los refuerzos porsitivos como unas caricias y unos minos le gusten mucho a tu felino, unas ricas golosinas no fallan nunca. Ten un poco de paciencia y dedica un tiempo cada día, verás que poco a poco, se va acostumbrando a usarlo. 

¿Dónde colocar el rascador de mi gato?

Puedes colocar el rascador en muchos sitios diferentes, aunque lo más importante es que esté en un lugar que le guste a tu gato y donde pase mucho tiempo. Puedes colocarlo cerca de su cesta o su cama, porque a los gatos les gusta estirarse y arreglarse las uñas cuando se despiertan. 

También puedes ponerlo en el balcón o la terraza para evitar que tu gato clave sus uñas en las plantas. 

En todos los casos, el rascador debe estar bien visible y fácilmente accesible, para que sea una zona de marcaje fácil de alcanzar. 

¿Cómo construir un rascador para gatos?

Hacer tu mismo un rascador para gatos es mucho más fácil de lo que crees. Piensa en materiales que a los gatos les gusta arañar, por su textura, como el cartón ondulado, el sisal, o emplear una alfombrilla de esparto o de cáñamo.

Uno de los rascadores más sencillos que puedas hacer es uno de cartón ondulado o nido de abeja, puedes hacer un especie de cajita pequeña usando el cartón o una estructura más compleja, si guardas unos cuantos tubos de cartón (puedes guardar los tubos del papel higiencio o el papel albal).

Si te animas a hacer un rascador más elaborado, puedes usar una tabla de madera con cuerda enrollada a su alrededor. La tabla puede colgarse con un simple gancho. Para hacer un rascador de pared, utiliza una tabla de madera y un cuadrado de alfombra o junco de mar. Pega el trozo de sisal a la tabla y fíjalo a la pared. 

Es práctico y puedes renovar el rascador una y otra vez.

¿Cómo hacer para que mi gato no arañe el sofá?

La primera medida que puedes adoptar es facilitar un rascador exclusivo a tu gato. Si le animas a usarlo al principio, con algunos premios o le echas un poco de catnip que le resulta un atrayente y estimulante natural, tu gato preferirá arañar en su rascador antes que en los sillones y sofás. 

Si el problema persiste, tienes que ponerte firme y limitar su acceso al sofá, para lo que puedes usar algún tipo de repelente para gatos, son productos inocuos que los gatos rechazan de forma natural porque detestan su olor. 

Lo ideal es que acostumbres a tu gato desde que es muy joven a usar su rascador.

¿Cómo quitar los arañazos de mi gato de muebles y telas?

Si los arañazos de tu gato han sido superficiales, son unos pocos hilos o unas fibras sueltas, puedes pasar con cuidado una cuchilla para eliminarlos. También puedes utilizar una aguja e hilo para tensar las fibras del tejido y ocultar los rasguños. 

Si los arañazos son más profundos, puedes utilizar una funda protectora o coser un trozo del mismo color en la zona rasgada. 

Si los arañazos son desgarros fuertes y el sofá es de cuero, puedes utilizar un bálsamo o cera reparadora para cuero. Esta cera rellena los arañazos y renueva el color de la piel.

Política de cookies
Te pedimos tu autorización para usar las cookies o herramientas similares y así facilitarte la compra en nuestra web, mejorar tu experiencia como usuario, mandarte anuncios personalizados y otros con fines estadísticos, que usamos para entender como usan la web nuestros clientes. Nuestrso socios de confianza también usan estas herramientas para poder mostrar nuestros anuncios. Puedes cambiar tus preferencias de cookies en cualquier momento a través de tu cuenta..
Te pedimos tu autorización para usar las cookies o herramientas similares y así facilitarte la compra en nuestra... Leer más
Configurar las cookies Acepto