Juguetes para gatos

Comparta momentos lúdicos y divertidos en compañía de su gato gracias a los juguetes para gatos vendidos en Zoomalia.es
Los productos  juguetes para gatos   • Le aconsejamos en sus compras  juguetes para gatos
Filtres

Los productos  Juguetes para gatos

Nuestra selección de juguetes para gatos

Descubre nuestra selección del momento sobre los juegos para gatos con el fin de divertir a tu felino, siempre con los mejores precios del mercado.

Caña de pescar para gatos

La Caña de pescar para gatos divertirá a tu mascota, sea cual sea su edad. Juguetón y económico, este juguete crea un momento único de complicidad entre el maestro y su mascota.

Pelotas y cascabeles para gatos

Uno de los juguetes insignia para entretener a tu gato durante horas y horas es la tradicional pelota con o sin cascabel Algunas pelotas se pueden rellenar con  catnip o alguna golosina para promover la diversión de tu felino.

Juguete ratón para gatos

El juguete   ratón es un clásico  para la diversión de tu gato. De peluche,  de plástico, animado o no, el juguete en forma de ratón entretendrá y volverá loco a tu gato.

Juguete y juegos animados para gatos

Nada como un juego de gato animado para entretener y divertir a tu felino.  Funciona con o sin pilas, permite mover uno o más elementos para que tu gato se vuelva loco por el juego.

Juegos interactivos y de inteligencia para gatos

El juego de inteligencia permite entretener a tu gato mientras favorece su reflexión.Trabaja con golosinas como recompensa con el fin de poseer cierto interés en tu mascota y promover la interacción.

Láser para gatos

El láser de gato le permite interactuar con tu compañero de una manera complicada: el punto rojo va a divertir a su felino enormemente para tratar de atraparlo ... en vano!

Juguete con hierba para gatos

La hierba de gato desprende un olor que es muy receptivo al felino: permite aumentar considerablemente el atractivo del juguete

Alfombra, kit y túnel de juego para gatos

Alfombra, kit de juego, o  túnel de juego de gato te  permiten ofrecer a tu gato un área de juego real, podrá estar  entretenido fácilmente durante todo el día.

Otros juegos y juguetes para gatos

 Le aconsejamos en sus compras  Juguetes para gatos

Jugar para un gato forma parte de su vida cotidiana ya que para ellos es también una ocasión, como para el hombre, de socializarse. De ahí, el interés de los juguetes para gatos frente a la gran gama de juguetes, hay que saber elegir según el objetivo que tengamos. ¿Es sólo para jugar con él? ¿Para que juegue solo? ¿Para que no se aburra? ¿Para educarlo?

¿Por qué comprar juguetes para gato ?

Hay múltiples ventajas a la hora de comprar juguetes para gatos.

En primer lugar, esto ayuda considerablemente a conservarlo en una excelente forma física sea cual sea su edad, el juego para un gato aporta bienestar para su salud  al igual que el  ejercicio es bueno para el hombre. Ello le mantiene ágil, vigilante, activo y le ayuda a expresar sus instintos de caza.

En segundo lugar, le ayuda también en su comportamiento, a distinguirse de otros gatos y de su dueño, estableciendo una jerarquía, socializándose, haciéndole comprender lo que puede o no hacer, tocar o lo que rotundamente está prohibido.

Jugar para un gato ayuda a canalizar también cierta agresividad natural y evitará que ataque sus tobillos o los de otras personas cuando tenga visita o simplemente a las patas de los muebles.

Diferentes tipos de juguetes

Los gatos son grandes jugadores por poco caso que les hagamos, ellos no paran de jugar.

Da igual que cojamos una pluma, un trozo de tela colgado de un palo, un ratón relleno de hierba para gato, un juguete mecánico, las posibilidades son numerosas y variadas, lo tenemos claro, ¡al gato le gusta jugar!

Podemos ponerle un cubo lleno de papel arrugado, pelotas de ping-pong, un bolsa llena de papel tirada en el suelo, todo para que se tire sobre ello y lo rompa, lo rasgue, en definitiva todo para que juegue.

 Una caña de pescar con una pluma en el extremo del hilo puede igualmente darle juego. Los gatos adoran jugar con sombras o con un puntero láser, o la luz de una linterna, por ejemplo.

No se necesita tener un presupuesto muy alto para comprar un juguete: una campanita, una pelota, un juguete sonoro puede sorprenderle y divertirle al mismo tiempo, un tapón de una botella, un cordón ... las posibilidades son infinitas como podemos ver.

Beneficios del juego para el gato

Es una cuestión de equilibrio, ya sea sobre un plano físico o mental: un gato sobre todo, si es de interior, no tiene muchas ocasiones para hacer deporte y ejercitarse. El juego le ayuda a mantenerse en forma, a resurgir sus instintos  naturales de caza. Esto le enseña a permanecer atento, a estar al acecho de un ruido o de un movimiento brusco.

El juego aporta al gato numerosas ventajas  y para su dueño que comparte un momento de intimidad con su animal; en efecto, habla con él, lo que le permite tener una relación incluso cognitiva con otro ser viviente.

Relación entre juego y educación

Hacer jugar a su gato le permite igualmente educarlo. A través del juego solo, entre iguales o bien con su dueño, el juego le enseña a controlar su ira, su frustración, la espera, la impaciencia.... Existen diferentes tipos de juguetes para ello, como sprays, cremas, polvos, difusores de olores para señalarle cuáles son las zonas no autorizadas.

Por ejemplo, podemos colocar la hierba para gato en un lugar concreto y hacerle jugar allí, cerca de ese área, de esta forma, reconoce poco a poco su territorio más fácilmente.

Rascadorespelotas, cuerdas, pueden ayudarle a canalizar sus instintos, a hacerle comprender lo que puede o no puede hacer. Igualmente con las alfombrillas educativas con pilas que reaccionan al contacto del gato enviándole una descarga eléctrica, enseñándole así dónde puede ir.

 Educar a su gato jugando con una bola de papel arrugado (generalmente, no les gusta ese ruido) por lo que podemos aprovechar  poniéndola en las macetas de flores donde no queremos que vaya a hurgar, es una forma de indicarle que allí no se puede ir.

La educación del gato puede hacerse desde que es pequeñito, el juego, siendo natural en él, le enseña rápidamente, se siente menos estresado y está más receptivo para obedecer y retener mejor las órdenes. De esta forma, los malos hábitos pueden ser cuidadosamente modificados.