Le aconsejamos en sus compras Lecho y paja

Lecho y paja para roedores

A diferencia de los perros y los gatos, al hamster, a la cobaya o a cualquier otro tipo de roedor no se le suele dejar habitualmente libre ya que son más frágiles y pequeños o bien para evitar que mordisqueen los muebles, se les suele meter en una jaula, al menos por las noches.
Este lugar privilegiado no solo es su cama sino su residencia. Un lugar donde puede sentirse a su aire y en seguridad; este debe estar limpio y ser confortable. 
La elección del lecho es por lo tanto importante cuando se trata de la salud y el bienestar de nuestras pequeñas mascotas.
Primero de todo, el lecho no debe ser ni tóxica ni comestible. El lecho no es un alimento y si a su roedor le parece apetitosa, tendrá que cambiarla para evitar problemas digestivos.
En cuanto a la paja, es mejor ponerla en la jaula, de preferencia trigo para su placer y su confort, en una bandeja sanitaria para que haga sus necesidades, sobre todo para que no lo haga por toda la jaula y se encuentre un roedor siempre sucio. Si no lo puedes hacer de otra manera, el lecho a base de virutas de resina ofrece una buena relación calidad-precio pero es tóxico para algunos animales como los conejos.
Evite las virutas de haya, gruesas, no absorbentes y además, huelen; el maíz en trozos no es muy cómodo y la arena mineral para gatos, ya que es tóxica. 
Para un lecho distinto, el lecho vegetal para gato o el de pulpa de papel, muy absorbentes, serán ideales.
Para finalizar, ciertos roedores pueden mostrarse susceptibles y rechazar el uso de la bandeja sanitaria si la cambia, bien porque no la reconocen o porque les desagrada. Mezclar la nueva con la usada anteriormente o dejar algunos retos del antiguo lecho deberá resolver este problema en algunos días. Sino, parece probable que este lecho es incómodo para él.
¡Por tanto, la elección depende tanto de usted como de él!.